,

Namibia; país de contrastes II

La semana pasada os explicaba algunos de los puntos fuertes de un viaje a Namibia, hoy continuamos!

Os comenté sobre el Desierto del Namib, Swakopmund, el Parque Nacional de Waterberg y los Himbas, aquella étnia tan simpática parecidos a los Hamer de Etiopía. Otra de las variantes del viaje es sin duda el Parque Nacional de Etosha. Es uno de los Parques Nacionales más grandes del mundo con más de 22.200 kilómetros cuadrados, formado por ecosistemas de bosque, sabana y depresiones de lagunas saladas secas, de ahí el nombre “el gran lugar blanco”. Habitan más de cien especies de animales, además de pájaros (340), reptiles (110) y anfibios. Se considera uno de los refugios de animales más importes del país por lo que viajar a Namibia y no visitarlo es imposible. En algunos de los alojamientos en el parque, tienen miradores hacia los “waterhole”, pequeñas charcas de agua donde los animales van a beber y en la época seca, el avistamiento está asegurado.

P.N. Etosha

P.N. Etosha

Etosha N.P. waterhole

Etosha N.P. waterhole

Otra zona de Namibia a visitar y no menos importante es la estrecha franja del Caprivi en el norte. El Caprivi comparte fronteras con otros cuatro países – Angola, Botswana, Zambia y Zimbabwe. El área del Caprivi está rodeado permanentemente por cuatro ríos – Chobe, Kwando, Linyanti y el poderoso Zambezi, formado por bosques ribereños y extensos humedales. Con lo que nos permite el avistamiento de gran infinidad y variedad de aves en esta zona. Es una continuación del famoso Delta del Okavango en Botswana. Además fue lugar de reclusión durante el Apartheid para las distintas etnias y tribus, con lo que no es difícil ver desde la carretera muchos de estos pueblos o clanes familiares y encontrarse a medida que vamos avanzando un poquito de la vida tradicional de antaño.

Mudumu N.P. en Caprivi

Mudumu N.P. en Caprivi

El Cañón del Río Fish o Fish River Canyon, es otro de los lugares de increible belleza que no nos podemos perder. Está al sur de Namibia muy cerca de la frontera con Sudáfrica y es el segundo cañón más grande del mundo. El Cañón es absolutamente magnífico e impresionante, con un barranco de 160 kilómetros, 27 kilómetros de ancho y profundidades de 550 metros en algunas zonas,  por ello, es la ruta de trekking más famosas en el sur de África. Realizar toda el trekking nos llevará cinco días, teniendo que llevar todo lo necesario con nosotros, pero para los que no disponen de tiempo puede hacer una caminata guiada de un día para hacerse una idea del lugar.

Fish River Canyon

Fish River Canyon

Y ya para terminar tendríamos su capital, Windhoek, que aunque para mí personalmente no es uno de los puntos fuertes del viaje, como el resto, aprovechando que siempre tendremos que o bien pasar noche a la llegada o a la salida antes de embarcar en algún vuelo, bien merece una visita para habituarnos  o aprovechar para comprar alguna artesanía a la salida del país. Windhoek está en un valle rodeado de colinas. El centro es antiguo y pintoresco con arquitectura alemana igual que Swakopmund y al igual que Namibia es país de contrastes, su capital también lo es, puedes encontrar gente conduciendo coches lujosos y al otro lado de la calle vendedores ambulantes.

Windhoek iglesia centro histórico

Windhoek iglesia centro histórico

En la entrada anterior sobre Namibia, os comentaba que el viaje puede acabar con un broche de oro como son las Cataratas Victoria, en otro post, os cuento un poquito más!!

Cataratas Victoria "Vic Falls"

Cataratas Victoria “Vic Falls”

Esther Mesa: Especialista en Africa

esther@kublaitours.com  http://www.kublaitours.com

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *